Emociones, razones, ¿de que se requiere?

          Manuel Marín: "No se puede racionalizar la vida de un país si lo que se pone sobre la mesa son las emociones".

          Así como Marín dije, si nos apoyáramos sólo en emociones, tanto para racionalizar la vida de un país como para desarrollar cualquier actividad profesional, acabamos buscando lo inalcanzable. Solamente actuamos de modo correcto si se unen las emociones con el pensamiento lógico, el raciocinio.

          Para poder actuar, también se requiere corazón. Debe de existir un balance, ni todas las emociones ni solo el uso de la razón, porque cuando uno busco lograr una meta, debe de enfocar todos sus sentidos.  En el momento en que se decide involucrar a más gente a cierto movimiento o comunicarle algo a una audiencia, no se puede esperar que todos se identifiquen con las emociones del expositor, sino que debe de existir sustento; bases claras que han generado dichas emociones.

          Concluyendo, para racionalizar la vida de un país es por la unión de ideas concretas, de la fundamentación de propuestas unidas a las emociones de la sociedad. A través de las emociones conseguimos que la población sea más participativa, políticamente activa y, con eso, fiscalice, verifique y cubra propuestas concretas, con ideas aplicables.