Se hace el Camino al andar

el grupo camino a Santiago de Compostela

El camino de Santiago representa un reto físico para muchos de los peregrinos que se proponen llegar a la meta, pero el verdadero reto muchas veces es mental. El Camino de Santiago sirve como metáfora para representar nuestras vivencias, los tropiezos, el cansancio, la impaciencia y la incertidumbre que innumerables veces tenemos que afrontar en nuestro actuar cotidiano. Este camino es un fiel reflejo de nuestro caminar en la vida, que muchas veces es un caminar tedioso, de poca certidumbre, por lo que la mayoría de las veces nos conlleva a desistirnos, a vernos superados por la impaciencia y el cansancio , dejando de lado, o mejor dicho olvidando la verdadera meta que perseguimos y queremos lograr, dejándonos seducir por lo trivial, vanal o simplemente la comodidad que nos seduce a cada minuto en nuestras vidas. Sin embargo, debemos recordar y tener presente en todo minuto nuestro fin, y si es que no existe certidumbre respecto a el debemos perseverar para encontrarlo y no darnos por vencidos, porque lo realmente valorable, verdadero, se encuentra en el fin, en aquella meta que en un principio parecía inalcanzable, pero que  a fin de cuentas es posible .  La fe, la esperanza y la perseverancia son elementos claves que no podemos ignorar a la hora  de caminar y ese caminar debe ser un caminar sin limites, en el que todo lo imposible, se vuelve posible; lo importante esta en la actitud, en el querer, dado que este puede mover montanas.

En adjunto, dejamos como metodo de refleccion la letra de la cancion: Caminante no hay camino por Joan Manuel Serrat.

 

Caminante No Hay CaminoJoan Manuel Serrat

Todo pasa y todo queda
Pero lo nuestro es pasar,
Pasar haciendo caminos,
Caminos sobre la mar.

Nunca perseguí la gloria,
Ni dejar en la memoria
De los hombres mi canción;
Yo amo los mundos sutiles,
Ingrávidos y gentiles
Como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse de sol y grana,
Volar bajo el cielo azul,
Temblar súbitamente y quebrarse...
Nunca perseguí la gloria.

Caminante son tus huellas el camino y nada más;
Caminante, no hay camino se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
Y al volver la vista atrás
Se ve la senda que nunca
Se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino sino estelas en la mar...

Hace algún tiempo en ese lugar
Donde hoy los bosques se visten de espinos
Se oyó la voz de un poeta gritar
Caminante no hay camino, se hace camino al andar...

Golpe a golpe, verso a verso...
Murió el poeta lejos del hogar
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse, le vieron llorar.
"caminante, no hay camino, se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...
Cuando el jilguero no puede cantar
Cuando el poeta es un peregrino,
Cuando de nada nos sirve rezar.
Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Golpe a golpe, verso a verso. (3 bises)